Header Ads

JUGAR A FÚTBOL SIN EL BALÓN


No sé si es cierto o se trata de una leyenda urbana; explicaba alguien que antes de entrar en el campo del Barça, el Obispo Deig y Mossen Ballarin, este último decía: estaremos de acuerdo en que el árbitro es un hijo de puta, y a continuación se santiguaban los dos.
No habría que mencionar a su madre ni referirse a alguna carencia física o en un hipotético daño mental. Lo peor que se podía decir al árbitro, la máxima expresión de la rabieta, era decirle «árbitro, árbitro», como lo hacía el padre de Fonolleres, viene a ser como decir taxista, taxista a un taxista. Con la simple descripción del nombre se transforma en un mote, aunque por si hay alguna duda, es este el motivo de que de los árbitros de fútbol se digan siempre los dos apellidos, por ejemplo Guruceta, se llamaba Guruceta Muro.

Publiqué en absurdidades que el Ejército Islámico les acaba de prohibir en Siria. No hay árbitros. Y apenas hay fútbol, ​​claro. El motivo es insòlito: se rigen por las normas de la FIFA y no por las de Alá. Esto, que parece una broma, es cierto. El fútbol se inventó en Inglaterra a mediados del XIX, aunque enseguida olvidaron cómo se jugaba, pero parece ser que Mahoma, de una manera u otra, ya lo practicaba. Alá asegura que un jugador no debe fiarse del criterio de un juez sino de la ley sagrada (o de su interpretación, claro). Y la ley permite que cada futbolista castigue según su criterio la ofensa cometida. Este sería el caso de de Felipe que acabó con la carrera de Bustillo que falleció anteater, porque le había metido dos goles al Madrid en el Bernabeu, y con una entrada como él bestial lo envió a Salou, o sea que Bustillo jugó sólo un partido con el Barça, y se retiró con 23 años.

Por cierto que en la película Timbuktu, hay una escena maravillosa donde unos niños juegan al fútbol en un campo de tierra, pero como está prohibido, lo hacen sin la pelota, la bimba (el balón) que diría Puyal. Alá es grande y Mahoma es su profeta, pero Messi es Dios, el dios de los cristianos culeargentinos, claro.


 

No hay comentarios

dejad vuestro comentario:

Con la tecnología de Blogger.