LOS PROVERBIOS Y LA FELICIDAD - BLOG DE FRANCESC PUIGCARBÓ

.
LOS PROVERBIOS Y LA FELICIDAD

LOS PROVERBIOS Y LA FELICIDAD

Share This

Los proverbios orientales suelen ser una mezcla de cinismo, abandono y resignación. Uno de ellos muy empleado dice: "Los problemas no te han de preocuparse, si tienen solución ya se arreglarán, por tanto no te preocupes y si no la tienen como no hay nada que hacer, tampoco tienes que preocuparte" . Dice Eduard Punset que la felicidad es la ausencia de miedo. Esta máxima más que cínica es de una enorme vacuidad y ambigüedad muy relativa. Ausencia de miedo ... qué? a morir, al sufrimiento de los otros, a problemas reales y concretos que no tienes que esperar a que se arreglen solos, por lo menos intentarlo tú de solucionarlos. Por cierto que Punset ha reaparecido diciendo que quiere votar
Espinàs no es nada amigo de los aforismos y las máximas, pues dice que tienden a un enorme reduccionismo de la situación que pretenden definir, y tiene razón, es cierto. Con estas máximas que he citado tanto la china como la de Eduard Punset sucede lo mismo. No podemos dejar pudrir los problemas ni podemos totalmente pretender ser felices, felicidad que está reservada sólo a los niños y los locos (dicen), y lo reconoce Punset cuando dice que posiblemente cuando fue más feliz fue dentro del útero de su madre.
Sartre por boca de Françoise en la Náusea, decía que la felicidad es un instante fugaz, en el que todo está en su sitio, todo está bien. No debemos pretender ser felices, ni siquiera intentarlo en un acto de egoísmo pernicioso, a menudo para los demás, decía Cioran que se sentía siempre infeliz y abominaba de la especie humana de la que sólo salvaba la música, decía que lo que sabía a los 60 años era el mismo que en los 20 y que estos cuarenta años no habían sido más que una pesada tarea de constatación. Quizás Cioran volcaba hacia los demás su propia frustración de quien ni siquiera es capaz de amarse a sí mismo. Sucede que cuando más se busca la felicidad más cuesta encontrarla y tal vez, mientras la buscamos, dejamos escapar momentos o circunstancias similares o muy cercanos de la huidiza felicidad que perseguimos. Quizá por que la felicidad está en las cosas pequeñas, en esos instantes fugaces que decía Françoise, donde todo está en su sitio, donde todo está bien. O como decía el periodista Vicente Hipólito cada dia durante años en SER Alicante al despedirse: háganme el favor de ser felices.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

dejad vuestro comentario:

.

Pages