18.9.13


Cualquier idea, por honesta que sea, y esto se puede aplicar también a las ideologías, es buena para justificar los crímenes, y a lo largo de la historia tenemos muchos casos. El problema, el mal, no son los crímenes cometidos en nombre de estas ideas o ideologías, sino sus obscenas justificaciones.

comentar:

dejad vuestro comentario: