About Me
AFORISMO - En el fondo, la discrepancia de las ideas "sólo" parece condenable cuando se traduce - y en tanto que se traduce - en insubordinación - JOAN FUSTER

viernes, marzo 24, 2017

EL DÍA DEL SEÑOR, Y LA SEÑORA

EL DÍA DEL SEÑOR, Y LA SEÑORA


Continúan los de Podemos tocando campanas y tirándose disparos al pie sin ninguna necesidad. Ahora se han enfrascado con la misa de la 2 de los domingos, y otra vez han errado en el objetivo. Digo yo, ¿qué problema hay en que el segundo canal de TVE emita la misa un domingo por la mañana o difunda un programa, como ya hace, sobre el islam o el judaísmo? En el país hay millones de personas que se consideran católicos y cientos de miles que profesan otras religiones. No es, por tanto descabellado defender que la televisión pública les dedique un pequeño espacio en horario de mínima audiencia, con unas audiencias exiguas hasta que la iniciativa de Podemos les dio la mejor publicidad que podían soñar. También hay que tener en cuenta a las personas mayores con dificultades de movilidad que esta es la única manera que tienen de participar en la santa misa,

Se puede debatir y valorar si el reparto de tiempo con otras creencias es equitativo y, por supuesto, se debe controlar estos espacios para evitar que sean utilizados por sacerdotes, imanes o rabinos para hacer política o esparcir dogmas que sean contrarios a nuestros derechos humanos y constitucionales, cosa que por cierto hacen, por lo menos los castólicos. En cambio, no hay argumentos para defender la impunidad que rodea a los curas acusados ​​de pederastia y que hemos vuelto a corroborar tras el peculiar giro dado por la Fiscalía en el "caso Romanones". No hay nada que justifique la exención de pagar el IBI de sus preopiedades algunas adquiridas ilegalmente, ni que legitime este concordado de espíritu medieval entre el Estado español y la Santa Sede. Tampoco hay motivos para mantener en las aulas la asignatura de religión, ni las ayudas y favores que siguen disfrutando algunas órdenes religiosas en materia educativa.

Lo único que han conseguido es unificar a toda la derecha bajo la bandera de una supuesta persecución anticlerical de las izquierdas. Y claro, los Cañizares, Losantos y otros especímenes rancios, se frotaron las manos de satisfacción al saber la noticia.

Deberían entender la gente de Podemos que este tipo de propuestas provocan el miedo en los poderosos o, como decía Íñigo Errejón antes de ser decapitado, sólo sirven para atemorizar a las vecinas. Deberían saber ver que hay gente mayor, y no tan mayor, que van a misa a la vieja parroquia de siempre como mi vecina del 1º-1ª que cada domingo va a misa de 9 a la Creu Alta, o los vecinos de los pueblos que se consideran católicos porque lo han vivido desde pequeños, y que esta gente no hace ningún daño, e insisto como a misa casi sólo va gente mayor, los que no tienen movilidad o van muy justos tienen el recurso de verla por televisión, en un horario en que las audiencias no existen.

Lo que sorprende de Podemos es que no se hayan quejado del título del programa de TV2 donde retrasmiten la Santa Misa: el día del señor, pidiendo que se añadiera, (y de la señora). Cachondeo aparte, esto de los miembros y miembras, etc tiene su guasa señores lectores y lectoras que leéis este escrito; véase sino como Anna Gabriel de la CUP, en su discurso todos los plurales los termina en femenino. 
Creo que Podemos ha cometido un error estratégico y no es la primera vez que les pasa, estas iniciativas no dejan de ser un brindis al sol que sólo sirven para reafirmar el voto de su principal rival y asustar al votante moderado, desviando el debate de lo que realmente importa. Y el debate que realmente importa, y que no se afronta, es de una vez lograr la separación real entre la Iglesia y el Estado laico que representa es el Español; pero este debate no se lleva a cabo, nadie osa afrontarlo y mientras tanto la Iglesia continúa recibiendo prebendas y favores serviles de este Estado laico hacia la secta católica.

jueves, marzo 23, 2017

CONVIVIR CON EL MIEDO

CONVIVIR CON EL MIEDO


Los atentados suicidas perfectamente organizados en Bombay en diciembre de 2008, así como los del metro de Londres, el 11-M en Madrid o el 11-S en Nueva York, Bali y otros menores que se han producido en los últimos años en Niza, Berlín o ayer en la City en Londres, nos muestran con toda su crudeza esta no guerra del Siglo XXI, la no guerra que padecemos de un enemigo invisible, que no sabemos cuando nos atacará. Un enemigo dispuesto a morir matando haciendo el máximo daño posible donde más daño hace, la población civil, los magnicidios han pasado ya a la historia, ahora nos atacan en el peor escenario, la ciudad.
Estos soldados invisibles en muchos de los casos como el de ayer, los tienen dentro de casa, los han educado ellos dentro de su sistema, y ​​no hay nada que hacer, pueden atentar siempre que quieran y, si unos fallan tras ellos vendrán otros, y otros y otros. Cuando tu enemigo es un suicida no hay nada que hacer.
De nada sirven los ejércitos convencionales ni llenar las ciudades de soldados que lo único que hacen es molestar a los ciudadanos y de ninguna ayuda son, como se ha hecho patente una y otra vez, ni el contra-espionaje, servicios secretos, policía y otros sistemas de prevención convencionales. Es pretender dar una imagen de seguridad a los ciudadanos, pero es en el fondo la imagen de su fracaso ante la indefensión de estos.
No hace falta tampoco ninguna gran infraestructura para cometer un atentado como el de ayer en Londres, (un coche de alquiler y dos cuchillos), con un solo iluminado que pueda fabricar tres uno cuatro bombas caseras y ponerlas en una mochila siguiendo las instrucciones en internet basta, o ni eso como en el caso de ayer.

Y esta sociedad adocenada que reclama seguridad al cien por cien para todo, que lo quisiera tener todo controlado, debe empezar a entender que la seguridad al cien por cien no existe, pero así como hasta ahora, nos habíamos acercado en varios aspectos, ahora se ha truncado por mucho tiempo. El terrorismo global es una amenaza real, diaria, que puede estallar en cualquier momento en cualquier lugar del planeta, allí donde menos se espere. Puede ser en un avión, en un tren, un autobús, una terminal, un Centro Comercial, una Fiesta mayor, un Hotel o en mitad de una calle, una plaza o en un maratón como el de Boston. Y contra estos ataques no hay nada que hacer, sólo esperar que toque en otro lugar que no sea en tu ciudad; es una no guerra perdida de antemano, y tenemos que aprender a convivir con el miedo que nos provoca, que es lo que pretenden los terroristas de Estado Islámico, que no hay que olvidar surgió al calor de la ocupación y la fragmentación de Irak, y el desmantelamiento de las fuerzas armadas iraquíes por parte de EEUU contribuyó a su fortalecimiento, y la guerra en Siria fue clave para su crecimiento, que a EEUU ya le convenia en ese momento.
ENVEJECER

ENVEJECER


He aquí un proceso complejo y a la vez muy simple: envejecer; envejecer, es aceptarlo, ser capaz de entender que se trata de una etapa más dentro de esta aventura excitante y aburrida a la vez que es la vida. Envejecer, es aceptar que acaba un tiempo y empieza otro, que si bien es cierto que hay cosas que ya no puedes hacer, descubres que hay otras que no habías contemplado y ahora son factibles. Envejecer, es aceptar que tienes 72 años y todavía puedes practicar el sexo, aunque sea de otra manera... quien me lo iba a decir, yo que veía de joven como viejos a hombres de 50 años.
Envejecer, de hecho, es eso, aceptar la propia decadencia física y - no nos engañemos - la psíquica -, pero no deja de ser una parte más de esta extraordinaria experiencia que es el hecho de vivir, pues hay que recordar que en el otra lado está el vacío absoluto.
Dicho esto, envejecer significa también, por si no ha quedado claro, aceptar un nuevo estado, con limitaciones, carencias y lo que es más importante, entenderlo y aceptarlo, pues sinó, es posible rozar el patetismo que se visualiza en estas excursiones de harta-pobres con chupito y jamón ibérico de regalo por 20€, o las tardes locas de cualquier hogar de ancianos, donde si no se me va la cabeza no pienso ir.
Es importante ser consciente del momento en que uno vive, ni más ni menos que cualquier otro, pero adecuado a las circunstancias, y sacando el máximo provecho de ello. En el fondo, nadie envejece como quiere, sinó como puede y le permite la vida, este es realmente el problema, que además no tiene solución.

About Me