Arrecian los ataques al trabajo de la justicia, de las fuerzas de seguridad y de los medios informativos que combaten la corrupción.

España vive un grave retroceso en la lucha contra la corrupción. Con intromisiones del Gobierno en el trabajo de los profesionales de la justicia, de las fuerzas de seguridad y de los medios informativos. Hay noticias al respecto prácticamente todos los días. Desde hace unos cuantos años. Con un partido del gobierno imputado, la respuesta del presidente en el Parlamento vuelve a ser que la mayor parte de la gente es buena. Luego, sale su portavoz, el insigne Rafael Hernando, para volver a señalar a los periodistas "porque cuentan los mismos casos muchas veces".

Si partimos de la autoridad moral que puede tener Rajoy para combatir la corrupción, entenderemos que, de la misma forma que se le ha permitido seguir en su puesto a pesar de tantos escándalos, puede seguir actuando igual. Venimos de utilizar a los fiscales partidariamente, de la policía política y de echarles la culpa a los medios porque "martillean" informando. Así lo ha vivido el presidente y así lo seguimos viviendo en las últimas semanas.

El caso de José Manuel Soria es un buen ejemplo. A un ministro de Turismo le pagaba la suite un empresario que mantiene un hotel ilegal. Como el propio Soria dijo al negarlo, "no sería cuestión de ser honrado, sino de ser tonto". Muy listo no fue el ministro de los "papeles de Panamá". Quiso cohibir a los periodistas y los denunció. La sentencia confirma que la información era cierta y el partido del gobierno, lejos de disculparse y seguir investigando, vuelve a quejarse de que los medios informan demasiado.

En Murcia han asaltado últimamente varias veces las viviendas del Fiscal Anticorrupción o de un inspector que investiga varios casos. Sí, tiene connotaciones mafiosas. No tiene pinta de que los asaltantes fueran "robagallinas", porque no se llevaron ningún pollo. En esta comunidad, desde tener a un presidente imputado, hasta vivir las intervenciones del mismísimo ministro de Justicia, daría para rodar una buena película de cine negro.

En el peliculón murciano tenemos al presidente autonómico que prometió dimitir si lo imputaban por corrupción, pero no dimite. Aparece también el presidente del Gobierno de España que le apoya y  Ciudadanos, que debe forzarle a que se vaya, porque así lo firmaron antes de respaldarle. También están los ministros del Interior y de Justicia, que han actuado contra el trabajo de la Guardia Civil y contra dos fiscales que involucran al presidente en un "plan criminal".

No me dirán que no da para un buen enredo. Tiene visos de tragicomedia. Pero no olvidemos que lo trágico es tener un país con pésimos índices de corrupción, con un partido del gobierno imputado, con jueces y fiscales que abandonan los casos, con conspiraciones de escuchas policiales o con Amnistía Internacional denunciando el recorte en nuestra libertad de expresión. Acaban de preguntarle a Rajoy en el Parlamento y la respuesta ha sido: "España es una gran nación". Y los españoles, mucho españoles. Nos toman por tontos.







Jesús Cintora  
ELDIARIO.ES
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios

dejad vuestro comentario: