LOS SICARIOS DE DIOS - BLOG DE FRANCESC PUIGCARBÓ
-
.
LOS SICARIOS DE DIOS

LOS SICARIOS DE DIOS

Share This

Hemos dado por hecho demasiadas cosas. Por un lado, que el tiempo y la muerte conseguirían hacer lo que nosotros no tuvimos valor de hacer cuando debimos: regenerar las Fuerzas Armadas (y también la sociedad). Así pues, ahora, en pleno siglo XXI, el nacional catolicismo goza de una vitalidad inesperada y cada vez más insolente. Tal vez, porque ahora, a diferencia de otros tiempos, es un nacional catolicismo salvajemente liberal y votado democrática e inconscientemente por millones ciudadanos.

La Cospe, la niña del exorcista

Rogaba La Cospe hace unos meses a la Virgen del Loreto para que los aviones de transporte militares A400M despegaran de una vez por todas, o mejor, para que no volvieran a estrellarse como cuando se llevaron las vidas de cuatro personas y dejaron maltrechas a otras dos. Pero la Virgen se ha hecho autónoma y con Montoro siguiendo su rastro no ha podido obrar el milagro. Así pues, Defensa ha declarado “no operables” un pedido de 13 de estos aparatos y deberá pagar la multa que corresponde, unos 250 millones de euros, si no se los encasqueta a otros países. Básicamente, pagamos 250 millones o hacemos de mamporreros de Airbus, aunque eso sí, para cobrarles penalizaciones no encontramos tiempo.

Además de la imposibilidad de transportar el Leopard (este pesa más de 60 toneladas y el A400M solo carga 37), que nos dejaba en el ridículo de tener un avión de transporte que no podía transportar nuestro carro de combate, hemos sabido que la causa principal de la cancelación de los aparatos se debe a las enormes carencias de estos: reabastecimiento de helicópteros y lanzamiento de paracaidistas. Ahora resulta que no era un avión tan excelente como los expertos militares llevan pregonando durante más de 15 años, pero el dinero ya se ha pagado.

Lo más grave de esta renuncia es que la misma se enmarca en un periodo de bonanza económica, al menos en Defensa, debido a la intención de triplicar el gasto militar (el compromiso de llegar al 2% del PIB, más de 22.000 millones de euros). Ello demuestra hasta qué punto son graves las carencias de estos aviones y enormes las dudas sobre el proyecto, de lo contrario estaríamos hablando de una decisión absolutamente incomprensible.

Ante esta decisión se antojan dos problemas. En primer lugar, ya tenemos 14 unidades (una recepcionada y las otras comprometidas en los próximos cinco años) del mismo avión que no queremos por sus carencias y que nos han costado más de 5.000 millones de euros cuando, esto es de vital importancia, por menos de 4.000 millones de euros deberíamos de tener las 27 unidades (menos de 150 millones de euros la unidad). Es decir, por un 20% menos de lo pagado deberíamos tener el doble de aviones y, sin embargo, por cada unidad se pagarán más de 350 millones de euros, lo que supone ¡más del doble! En segundo lugar, ¿qué narices vamos a hacer con unos aviones que cuentan con carencias tan enormes como para declararlos “no operativos” cuando se pretende triplicar el presupuesto?

Dejando a un lado los más de 5.000 millones de euros tirados a la basura, ya no es que Dios, las Vírgenes y los Santos no acudieran al rescate de La Cospe, es que cualquiera diría que la servidora de Dios ha sido endemoniada. Solo así se entiende que haya nombrado a Javier Salto como Jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire, un general que cuenta en su currículum con la muerte de siete militares en los dos accidentes del Servicio Aéreo de Rescate en los años 2014 y 2015. Diría que La Cospe lo que ha pretendido ha sido escupir y vomitar en la cara de los familiares de los fallecidos y retorcerse delante de ellos con la mayor de las groserías cual niña de ‘El Exorcista’. Dios la ha abandonado y de paso nos ha dejado en pelotas a todos.

Javier Salto, el beato

El mencionado Javier Salto es otro sicario de Dios, de esos que afirman actuar siempre teniendo en cuenta al Todopoderoso y alardea de ello. Supongo que no fue Dios quien le dijo que se presionara al sargento Ojeda para que este mantuviera su silencio en lo ocurrido en el primer accidente de helicóptero del Servicio Aéreo de Rescate, lo que a la postre fue su condena de muerte y la de otros dos militares más. Porque si no fue Él, y tengo que suponer que no, pues si no existe no pudo ser y si existe no le veo en esas, tiene que saber Javier Salto que Dios no le perdonará jamás y tarde o temprano tendrá que rendir cuentas por su infamia e ignominia. Tenías razón, Sebastián Ruiz, a la cúpula militar solo llegan los más pelotas y los más mediocres. Javier Salto es un claro ejemplo de ello: debería estar en los tribunales y está dirigiendo al Ejército del Aire. - Luis Gonzalo Segura - publico.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

dejad vuestro comentario:

.