LOS MEDIOS COMO EPISTEMOLOGÍA - BLOG DE FRANCESC PUIGCARBÓ
-
.
LOS MEDIOS COMO EPISTEMOLOGÍA

LOS MEDIOS COMO EPISTEMOLOGÍA

Share This

En 1985, el teórico de los medios y profesor Neil Postman publicó divertirse hasta morir. Era una acusación punzante de la influencia de la televisión, un medio que cultiva el estilo sobre la sustancia, no sólo en el mundo del espectáculo, también en las decisiones de profunda importancia pública - como la elección de un presidente de los Estados Unidos. Describió nuestra trayectoria de una sociedad que depende de la palabra impresa en la televisión, lo que dio lugar a un electorado con la capacidad de atención de un pez de colores - enganchado en los mensajes que son cortos, brillantes y memorables. Esto, según él, ha tenido profundas consecuencias en nuestra sabiduría colectiva, en nuestras prioridades públicas y en nuestra dirección política. Dejo un fragmento de 'los medios como epistemología', dentro de divertirse hasta morir...

... Para explicar cómo sucede esto, es decir, como incide el medio, que se siente pero no se ve, sobre una cultura, ofrezco unos casos verídicos. El primero se refiere a una tribu de África occidental que no tiene sistema de escritura, pero la rica tradición oral ha dado forma a sus ideas sobre la ley civil.
Cuando surge una disputa, los querellantes se presentan ante el jefe de la tribu y exponen sus quejas. Sin una ley escrita que lo guíe, la tarea deL Jefe es buscar a través de su vasto repertorio de proverbios y refranes uno que sirva para la situación y satisfaga ambas partes. Logrado esto, todas las partes acuerdan que se ha hecho justicia y que la verdad ha sido salvaguardada. Obviamente, hay que reconocer que este era el principal método de Jesús y otros personajes bíblicos que, viviendo en una cultura esencialmente oral, recurrían a todos los recursos de la palabra, incluyendo dispositivos mnemotécnicos, frases hechas y parábolas, como un medio para descubrir y revelar la verdad. Tal como señala Walter Ong, en las culturas orales de los proverbios y refranes no constituyen un recurso ocasional: «Son incesantes y forman la sustancia misma del pensamiento. Es imposible desarrollar un pensamiento de forma extensa sin ellos, ya que en ellos consiste »
Para personas como nosotros, toda dependencia de proverbios y refranes está reservada principalmente para resolver altercados entre o con los pequeños. «El que pega primero, pega dos veces», «Quien de joven no trabaja, de viejo duerme en un pajar», «cosecharás lo que siembres». Estas son formas de expresarnos a que recurrimos en casos de pequeñas crisis con nuestros hijos, pero sería ridículo utilizarlas en una sala de justicia, donde han de decidir asuntos «serios». Es posible imaginar un alguacil preguntando a un jurado si ha llegado a alguna decisión y que reciba por respuesta que «Errar es humano, pero perdonar es divino" O mejor aún, «Dad al César lo que es del César ya Dios lo que es de Dios». Durante un momento el juez podría parecer encantado, pero si inmediatamente no siguiera un lenguaje más formal el jurado podría acabar emitiendo una sentencia más larga para la mayoría de los acusados.
Jueces, abogados y acusados ​​no consideran los proverbios o refranes una respuesta relevante en las disputas legales. En ello se encuentran separados del jefe tribal por una metáfora-medio. Porque en una sala de justicia, basada en la palabra impresa, donde los libros de leyes, los escritos, las citaciones y otros materiales definen y organizan el método de descubrir la verdad, la tradición oral ha perdido mucho de su resonancia, aunque no toda. Se espera que los testigos sean dados oralmente, basándose en el supuesto de que la palabra hablada, y no la escrita, refleja con más veracidad el estado anímico del testigo. En efecto, en muchas salas de justicia no se permite a los jurados tomar notas, ni se les da copias impresas de las explicaciones de la ley hechas por el juez. Se espera que los jurados escuchen la verdad, o lo contrario, pero no que la lean. De ahí que podamos decir que hay un conflicto de resonancias en nuestro concepto de la verdad legal. Por un lado, hay una creencia residual en el poder de la palabra hablada y sólo de la palabra, para transmitir la verdad; por otro lado, hay una creencia mucho más fuerte en la autenticidad de la escritura, y en particular de la palabra impresa. Esta segunda creencia tiene poca tolerancia hacia la poesía, los proverbios, los refranes, las parábolas y cualquier otra expresión de sabiduría oral. La ley es lo que los legisladores y los jueces han escrito. En nuestra cultura, los abogados no necesitan ser sabios; necesitan estar bien informados ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

dejad vuestro comentario:

.