1.311 AÑOS DE PRISIÓN = A 20


El etarra Juan José Zubieta, el principal condenado por el atentado de 1991 en la casa cuartel de la Guardia Civil en Vic (Barcelona), en el que murieron 10 personas, cinco de ellas niños, quedará en libertad este miércoles al aprobar hijosla Audiencia Nacional la excarcelación en virtud de la derogación de la 'doctrina Parot'. Además, la Audiencia ha ordenado la excarcelación de otros ocho etarras y tres miembros del GRAPO.
Zubieta, que fue sentenciado en 1993 a 1.311 años de prisión, planeó y ejecutó en 1991, con los otros dos integrantes del 'comando Barcelona', Juan Carlos Monteagudo y José Félix Erezuma, el atentado con coche bomba en la casa cuartel de Vic, la segunda peor matanza terrorista en Catalunya tras la de Hipercor, que se enmarcó en plena campaña etarra de hostigamiento a las fuerzas de seguridad.
De este atentado bárbaro en hace ya más de 21 años. Y no tengo claro que se haya dado a las víctimas y a sus familiares el apoyo que se merecen, posiblemente - y no nos engañemos - porque eran Guardias civiles , pero ante todo, personas y entre ellas víctimas, incluso niños.
En 2001 recuerdo que estando en Vic me contó mi acompañante que aquel descampado donde había coches aparcados era donde había habido el cuartel de la Guardia Civil y las casas de los familiares. Le comenté que me extrañaba que no hubiera ningún monumento, o placa recordatoria de los hechos, y mi acompañante me contestó: ni lo verás, eran Guardias Civiles, si fueran del pueblo ya estaría hecho hace tiempo un memorial que estaría lleno de flores todo el año. De acuerdo, le dije, pero murieron civiles también, mujeres y hijos de los Guardias Civiles. Mi acompañante ni se inmutó y remachó: no verás ningún recordatorio y esto dentro de diez años o más seguirá igual .
Puede resultar obvio que uno no tenga simpatía por la Guardia Civil, de hecho no la tengo por nada que lleve uniforme y gorra, pero creo que es una gran falta de sensibilidad y respeto a las víctimas del sangriento atentado que no se haya hecho en el terreno que ocupaba la casa cuartel, una plaza o un monumento recordando a las víctimas de aquel atentado, el peor que ha sufrido Cataluña tras el de Hipercor. Que uno sepa, los que murieron eran personas inocentes e incluso algunos niños, a no ser que, como ocurre con los muertos det tercer mundo, los Guardias Civiles y sus familiares asesinados en el Cuartel de Vic, sean muertos de tercera. Y eso no es así, o no debería de serlo .

No hay comentarios

dejad vuestro comentario: