3.9.15


Se llamaba Ailan y tenía 3 años, y es noticia no por su muerte, cada día mueren miles de niños en todo el mundo ante la indiferencia de todos, la Noticia es que este es un niño muerto mediático, porque alguien ha hecho una fotografía que debería ser el punto de inflexión de una tragedia que ya ha generado incontables imágenes demoledoras como esta. Como lo fue para el Vietnam la escena de la niña de 9 años que huía desnuda de un ataque de napalm. O como lo fue para la ex-Yugoslavia la escena de los refugiados de Kosovo detrás de una valla con alambre de púas en Albania.

Se llamaba Ailan y tenía 3 años, y alguien ha hecho una fotografía que no debería haber hecho, remueve demasiadas conciencias, y ahora, la buena gente, la que sólo se preocupa ante una foto como ésta o la de la niña del napalm en Vietnam, está alborotada, horrorizada, clamando por qué los Gobiernos europeos ayuden a esta otra buena gente de Siria y Eritrea. Y lo que no tengo tan claro (lo siento) es que estos Gobiernos europeos deban acoger esta gente sí o sí. La buena gente, la buena gente, cuanto daño ha hecho la buena gente a lo largo de la historia, aunque sea con sus silencios.

A mí no me ha impresionado el niño muerto en la playa, me ha hecho mucha pena, eso sí, y una sensación de angustia ante la impotencia de no poder hacer nada por evitarlo. Ya he visto la foto otras veces o la he podido intuir, mueren miles de niños cada día en todo el mundo, sólo que no son mediáticos, y lo que es aún peor, los que no mueren, malviven miserablemente y no tienen la suerte de Ailan, esa es la diferencia, el resto, sólo hipocresía de la buena gente.

comentar:

dejad vuestro comentario: