BLOGS MÍOS

BLOC D'EN FRANCESC PUIGCARBÓ

ME LLAMO ANA


"Me llamo Ana, tengo 96 años y he muerto en la más absoluta soledad" - Esta es la carta que podría haber escrito Ana, compañera de habitación de mi madre en la residencia en la que vivía:
  • "Hola. Me llamo Ana. Tengo 96 años. He fallecido hoy a las 3:30 de la madrugada en la mayor y más absoluta soledad. Solo la persona que comparte conmigo la habitación, también enferma terminal, también muy mayor, me acompañaba. Llevo varias horas en la cama; solo una enfermera, al ver mi estado, ha dado el aviso para que me vengan a buscar.
  • Tanto tiempo dedicado a mis hijos, a mi marido, a mis nietos, trabajando para mi país… y nadie me ha cogido de la mano mientras me iba, nadie ha llorado mi pérdida junto a mi cama y nadie me va a echar en falta. Quizá en algo no acerté, o quizá, simplemente, la vida es injusta con la gente mayor…”

RESPUESTA: 

"Apreciada Ana: No eres la única, hay muchas Ana como tu, y más que habrá. Eres una vieja y molestas, no aportas nada y por eso igual que de pequeña te aparcaban en el colegio, ahora has acabado tu viaje aparcada en una triste y desoladora residencia, que no se porqué le llaman residencia y no precementerio. 
Sabes Ana, eso sucede porquè así está organizada esta sociedad, te acuerdas de aquello del tanto tienes tanto vales, pues eso, y poco debes tener si te han dejado morir sola. Sabes Ana, no se trata de que acertaras o no, simplemente eras mayor o vieja y a nadie le interesabas como sucede con la mayoría de viejos, ese estorbo tan molesto e incluso poco decorativo, con sus achaques, males, pastillas y deterioramiento, que da trabajo y molestias, y la gente no quiere a nadie que le de trabajo y molestias.
No has hecho nada mal, Ana, solo has cumplido demasiados años, y eso en esta sociedad hedonista se paga con la soledad, la soledad de quien habiendo cumplido con todas sus obligaciones no recibe ninguna compensación, la soledad exterior e interior, y es que es muy dificil saber cuándo uno debe morirse, quizás habría que saber escoger el momento, ¿però cuando es el momento?

Descansa en  paz, Ana....

Publicar un comentario

dejad vuestro comentario:

Copyright © BLOG DE FRANCESC PUIGCARBÓ. Designed by OddThemes & VineThemes