EL AGUA DE GAZA- MIERDA EN MARDA


Ahmad Naim abre la llave de paso de la tubería que abastece de agua su casa y no sale ni una gota. Vive con su mujer y seis hijos en una casa del pueblo palestino de Qabalan, en Cisjordania. En su pequeño jardín ha instalado un tanque con agua que bombea hasta la parte superior de la vivienda con una dinamo.

"En los meses de calor, el agua nos llega una vez cada 25 días, entre dos y cuatro horas. En invierno el suministro funciona, dependemos de los pozos palestinos y de Mekorot (compañía israelí de agua) ", indica Ahmad bajo un sol abrasador. Los calabacines de su terreno han muerto de sed.

La tubería seca de su casa transporta el agua que reparte Mekorot, que con la llegada del calor en mayo restringió el suministro a localidades de Cisjordania. Este territorio palestino ocupado por Israel está lleno de colonias israelíes que en época estival piden más agua para regar cultivos y jardines o llenar piscinas.

La casa de Murad al-Jufaix está en el pueblo palestino de Marda, a unos cientos de metros del asentamiento israelí de Ariel, de 20.000 habitantes, en el norte de Cisjordania. Desde la terraza trasera se contempla una ladera cubierta de olivos, coronada por las primeras casas de la colonia. Estos árboles, que pertenecen a agricultores palestinos, se ahogan cada invierno con las aguas residuales procedentes de Ariel, el cuarto asentamiento más grande de Cisjordania.

Nos caen encima cascadas de suciedad. En los edificios de esta parte se han construido pequeños muros de contención de las aguas residuales, pero el nuestro se lo llevó la corriente de suciedad, explica Jufaix. Y añade: Cada invierno tenemos tormenta de agua putrefacta y se nos inundan las calles. Todo huele mal ...

... eso de ser la guerra sucia de la que se habla a menudo.

El 96% del agua de Gaza no es apta para el consumo

Gaza cuenta con una parte del agua del acuífero de la costa. Está aislada del resto de Palestina territorialmente y no tiene acceso a los recursos hídricos de Israel. Por ello, se ha bombeado el agua unas cuatro veces por encima del nivel sostenible.
El acuífero sufre infiltraciones de agua salada del Mediterráneo y contiene niveles de cloruro diez veces por encima de lo que está recomendado. Está contaminada por el uso de fertilizantes agrícolas y la infiltración de aguas residuales. Las tuberías no se pueden mantener bien, en parte por la desastrosa situación económica provocada por los bloqueos israelí y egipcio.
Israel impide la entrada en Gaza de ciertos materiales para depurar agua o construir estaciones de bombeo y otras infraestructuras porque cree que se pueden usar para fabricar armas.
Las tres ofensivas de Israel sobre Gaza entre 2008 y 2014 destruyeron la planta eléctrica de la franja y dañaron la de tratamiento de residuos, que funciona parcialmente por los cortes de electricidad. El 96,4% del agua del acuífero no es apta para el consumo humano y la población de Gaza compra agua desalinizada a un alto precio.

ELPERIODICO.CAT
Share:  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

dejad vuestro comentario: