EL ÁRBITRO QUE NO TIENE MUEBLES


Los homínidos necesitamos etiquetar a otros homínidos, porque si no, nos sentimos inseguros a la hora de relacionarnos y de tratarnos. Explicaba hoy en Rac1 el antropólogo Manuel Delgado que había escrito un artículo en que decía que los gays no compraban muebles. "Son gays y compran muebles!", No puede ser, iba diciendo. Según Delgado, los gays no tienen muebles; son gays y es suficiente; los gays hacen de gays en todo y en todo momento; no compran muebles, no pagan facturas, no bostezan, sólo son gays. Le ha costado un poco de entenderlo a Antón Losada, y es que hablaban de un árbitro andaluz de fútbol que se declaró homosexual, e incluso había dejado de árbitrar, cansado de recibir insultos homófobos, pero se ve que volvió en un partido de infantiles este fin de semana y en el minuto 48 del partido, tuvo que suspenderlo por los insultos homófobos que recibía todo el tiempo de los padres de los niños.
Lo explican en el Mundo:El colegiado Jesús Tomillero, de 21 años, ha vuelto a sufrir la aversión de los homófobos en la grada y en las redes sociales. Este pasado fin de semana fue víctima de los ataques verbales de un aficionado durante el encuentro que dirigió a Cádiz. Y este lunes se repitieron los mensajes contra él para reconocer públicamente su homosexualidad. En alguno de ellos se le amenazaba de muerte y se le aconsejaba retirarse. Por la tarde, Jesús acudió a la comisaría de la Línea de la Concepción (Cádiz) para denunciar la ola de amenazas. La Policía Nacional ha iniciado una investigación y ha decidido vigilar el entorno del árbitro debido a la barbarie de los mensajes recibidos en la red con fotos de pistolas y metralletas: «T'aSsesinarem puto sida»; «El patrón está enojado, no le gustan los maricones en sus campos. 'Te aconseja que te retires o morirás »;« Tienes poco de vida ». "Te vamos a romper el culo mariquita, vete de los campos" o "Prepárate para el próximo marica».
Esto a raíz de un partido de infantiles. Qué hermoso ejemplo para los niños, aunque no debería sorprendernos, cualquiera que haya ido algún partido de fútbol de infantiles, o alevines habrá visto el obsceno y vergonzoso comportamiento de bastantes de los padres hacia el árbitro, diciéndole de todo y más, al árbitro y a los jugadores (niños) del equipo contrario.
Que un señor que no tiene muebles no pueda arbitrar por las amenazas que recibe, o una señora a quien le dicen que se vaya a fregar platos, tenga que suspender el partido, o lo que les dicen cada fin de semana a los árbitros de fútbol y a sus madres, que no son ni gays ni señoras, ni sus madres señoras que fuman y te tratan de tú, debería preocupar a las autoridades pertinentes en funciones o en disfunciones y deberían poner mano, y debería preocupar también a una sociedad que se cree moderna y está todavía aún profundamente asilvestrada.
Además, y es cierto, que en el caso de Jesús Tomillero, a mí, y a todos en general nos debería importar un rábano su condición sexual, lo que nos debería importar es que arbitrase bien ...., Mateu Lahoz no es gay pero da mucho por el culo con su peculiar forma de arbitrar.
Share:  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

dejad vuestro comentario: