LA MADRE PROSTITUTA DE JESÚS


Chester Brown, El autor de 'Pagando por ellos', acérrimo defensor y usuario de la prostitución, presenta 'María lloró sobre los pies de Jesús', donde reinterpreta pasajes de la Biblia.
«No he pretendido ofender a nadie, pero soy consciente de que mis obras son muy personales y que he roto tabúes. Cuando empecé a pagar a mujeres para tener sexo no pretendía cambiar su situación de trabajadoras sexuales, sino que lo hice en un momento de dudas personales con el amor romántico. Sé que algunas personas se han ofendido, pero no se cambia el mundo quedándote callado».
El canadiense Chester Brown (Montreal, 1960), referente de la viñeta independiente norteamericana, se muestra tan sincero en persona, y algo tímido, como en sus rompedores cómics, desde los autobiográficos propaganda por ellos. Memorias de un putero (su experiencia como usuario y defensor de la prostitución) y El playboy (su descubrimiento adolescente, entre el deseo y la culpa, de las revistas porno), hasta el último, María lloró sobre los pies de Jesús (todos, en La Cúpula). Lo presenta en Barcelona, ​​y interpreta algunos pasajes de la Biblia y llega a conclusiones polémicas:

«Estoy convencido de que María, la madre de Jesús, era prostituta». «No encuentro otra manera de explicar la extraña decisión de San Mateo de escribir en su Evangelio una genealogía de Jesús en la que incluye prostitutas o mujeres que han obtenido beneficio del sexo. No se entendería si su madre no lo era ».
Porque, recuerda, las antiguas genealogías casi nunca mencionaban mujeres, una teoría que le inspiró el estudio de Jane Schaberg The Illegitimacy of Jesus (1985). Brown reúne en el cómic los casos de aquellas mujeres con las que el apóstol daba a entender entre líneas la condición de María. Son la adúltera Betsabé; la meretriz de Jericó, Rahab; la nuera de Judá, Tamar y Rut, que se entregó para preservar el linaje de David, de quien nacería Jesús.
Y si alguien se pregunta por María Magdalena, no se menciona, ya que apunta a la teoría de que no era una puta. Chester Brown y la madre "prostituta" de Jesús La "influencia de la conexión personal de Jesús con la prostitución», opina Brown, explicaría que este la aprobara, que «no censurara nunca el hecho de vender o comprar sexo» o que quisiera que María de Betania, prostituta, le ungiera los pies. Es el episodio bíblico que da título al cómic y que, según el autor, podía tener algo de ritual sexual, ya que en aquella época los pies eran un «eufemismo» del pene. "Jesús era un adelantado a su época», aunque «muchos de sus pensamientos -añade- fueron eclipsados ​​por San Pablo, que condenaba la prostitución, que siempre ha sido muy conectada con el paganismo y la sexualidad; debía de ser célibe ».
Lo que el apóstol escribió trascendió y se convirtió en el centro del pensamiento cristiano, apunta. Al margen de mafias y tráfico de mujeres, lo que en su país, dice, está «muy perseguido», Brown defiende la prostitución como un trabajo consentido por ambas partes y por el cual una de las partes obtiene un dinero - «todos trabajamos por dinero », recuerda-. No duda en contar siempre que se lo preguntan que hace «14 años» que es cliente de una misma prostituta, Denise, que ejerce «por elección personal». «Al principio ella tenía otros clientes pero ahora soy el único. Ella dice que le gusto pero que no me quiere, y tiene un novio. No sé si durará toda la vida, pero yo estoy satisfecho, aunque sé que sería más feliz si no necesitara mi dinero».
El dibujante, que se define como «cristiano» pero no pretende, afirma, imponer valores morales a los demás, cree que la Biblia "no ha sido del todo comprendida y habría que releerla con la mente más abierta». Predica con el ejemplo: ha buceado en muchos textos religiosos y han surgido otros pasajes revisitados al cómic, como Caín y Abel y las parábolas del Hijo pródigo y Los talentos, que ponen de manifiesto que Dios bendice más que desafía sus leyes o se arriesga a que los conformistas y sumisos. Avanza que ahora investiga el evangelio de Juan. «Es más espiritual, más extraño y difícil de entender. Como suelo utilizar mis obras para entender lo que no comprendo, siento curiosidad por tratarlo ». ¿El próximo tabú para romper? «Quizá no habrá más tabúes", concluye con una sonrisa pícara. elperiodico.com.

No va desencaminado Brown, aunque hay otra historia que publiqué hace tiempo que parece también muy razonable, y que afecta no a la madre de Jesús, sino a la de María ya su maido San Joaquín, una Santa Ana y San Joaquín de los que tan poco habla la iglesia, tal vez por ello. De hecho cualquier historia que se pueda explicar, es más creíble que la del espíritu Santo.

Share:  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

dejad vuestro comentario: