SOSTIENE ŽIŽEK


En la serie de TV3 Merlín, que creo emiten también en Antena 3, no sólo hablan de pollas grandes, ayer hacían referencia a Slavoj Zizek.
Os he hecho recoger la mierda porque quiero hablaros del amor», les dice Merlín a sus alumnos. Y lanzando al aire toda la sucia porquería que había depositado sobre su mesa, añadía: «El filósofo esloveno Slavok Zizec nos dice que si queremos el mundo en que vivimos, debemos amarlo con toda su mierda. Y si queremos a una persona, ¡también!
«El problema es que no nos centramos en lo que realmente nos satisface. Estamos atrapados en una competición malsana, una red absurda de comparaciones con los demás. No prestamos suficiente atención a lo que nos hace sentir bien porque estamos obsesionados midiendo si tenemos más o menos placer que el resto».

Slavoj Žižek es un sociólogo, psicoanalista, crítico cultural y filósofo contemporáneo. Es uno de los máximos exponentes del pensamiento crítico contemporáneo. Ha escrito más de 70 libros y ensayos que van desde críticas de la filosofía política hasta análisis de la cultura popular.

- Sobre «lo político»

«Concibo la noción de lo político en un sentido muy amplio. Algo que depende de un fundamento ideológico, de una elección, algo que no es simplemente la consecuencia de un instinto racional. En este sentido, sostengo que nuestras creencias privadas, en el modo en que nos comportamos sexualmente o en lo ue sea, son políticas, porque es siempre el proceso de elecciones ideológicas y nunca es simplemente naturaleza. En este sentido diría que la cultura popular es eminentemente política, y me interesa justamente por eso». [En entrevista con La Voz del Interior].

- Sobre las creencias

«Las creencias, en orden para poder funcionar, operar, no tienen que ser creencias en primera persona. Tú puedes, literalmente, creer a través de otros [...] Tú tienes una creencia que en realidad nadie tiene [en primera persona], pero funciona totalmente como una creencia social [...] Lo que necesitamos es no creen en primera persona, lo que necesitamos creer es que existe alguien que cree».

- Una polémica visión sobre la ecología

«Creo que la ecología, el modo en que nos aproximamos a la problemática ecológica, es el campo crucial de la ideología hoy en día [...] Lo que esperamos de una religión es una autoridad incuestionable [...] Hoy yo digo que la ecología está tomando cada vez más ese rol de una ideología conservadora».

- Sobre la Novena sinfonía de Beethoven y el Himno a la Alegría

«¿Qué representa el famoso Himno a la Alegría? Es usualmente percibido como una oda a la humanidad como tal, a la hermandad y la libertad de todas las personas. Y lo que llama la atención aquí en la adaptabilidad universal de esta reconocida melodía. Puede ser usada por movimientos políticos que son totalmente opuestos entre sí...»

- Y una extraña pero interesante definición de qué es el amor...

«[...] Aquí siento una afinidad espontánea a la física cuántica, donde la idea de que el universo es un vacío, pero un vacío cargado positivamente. Y entonces las cosas particulares aparecen cuando el balance del equilibrio es perturbado. Y a mi me gusta mucho esta idea de espontaneidad según la cual la realidad es solo no-nada, las cosas están allí afuera y eso significa que algo fue terriblemente mal. Lo que llamamos creación es una especie de desequilibrio cósmico, una catástrofe cósmica: las cosas existen por error. La única forma que tenemos de contrarrestar ese error es asumir e ir hasta el final. Y nosotros tenemos un nombre para eso: se llama amor. ¿No es el amor una clase de desequilibrio cósmico? [...] El amor para mi es un acto extremadamente violento. El amor no es "los amo a todos", el amor es "elijo algo y es, de nuevo, la estructura del desequilibrio". Aún cuando esto sea solo un pequeño detalle, una frágil persona individual, yo digo "te amo más que a cualquier cosa". En este sentido formal, el amor es el mal». LUCIA YARZABAL
Share:  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

dejad vuestro comentario: