La estabilidad está sobrevalorada, dice la escritora Carmen G. de la Cueva. Ciertamente, esa idea de que las cosas tenían que ser para toda la vida (casa, pareja, trabajo, ...) ya no funciona, ha caducado. La estabilidad nos aporta seguridad, si, pero es más bien ilusoria, y nos quita libertad y nos hace perder la perspectiva. Asimismo, no se puede perder de vista que vivimos en un mundo cambiante. Todo se mueve con una rapidez enorme. Hasta el punto, como decía Bauman, de que no nos da tiempo a consolidar nuevos hábitos y rutinas. Por eso necesitamos tener los recursos necesarios para ser capaces de adaptarnos a cada momento. Y para ello, nos será muy útil ser emocionalmente estables. ¡Buena semana! - weekandsbd
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios

dejad vuestro comentario: