Header Ads

¿QUIÉN ACOSA AL PERIODISMO?


La APM ha hablado sobre Podemos, esta vez sí, después de callar durante años en asuntos mucho más graves. Esos que han ido minando la credibilidad de nuestro prestigio. Pablo Iglesias ha demostrado en múltiples ocasiones ser un bocazas. Ha interpelado en público a periodistas, les ha acusado de escribir mentiras para medrar en su trabajo o ha hecho comentarios impresentables sobre su manera de vestir. Sin duda, ni él, ni algunos de sus colegas de Podemos, pueden dar lecciones de elegancia en su trato con los medios. Pero al menos una cosa es cierta, ni Iglesias, ni Errejón, Echenique, Montero o Maestre han ocultado nunca su posición crítica ante el trabajo periodístico. Hace ya dos años, en el Congreso de Periodismo Huesca, tuve la oportunidad de preguntarle durante un debate a Echenique por este asunto. Y sí, sus opiniones podían ser inquietantes, pero no se escondió y, la verdad, en algunas cuestiones relativas al rigor, a las televisiones públicas y a la influencia del poder económico tenía razón.

Viene esto a cuento de la  nota que la Asociación de la Prensa de Madrid (a la que pertenezco desde hace más de 30 años) emitió ayer para quejarse del acoso de Podemos a un grupo de periodistas que al parecer han pedido amparo a la citada asociación. Sorprende el tono lastimero y llorón del comunicado. También que no se dé ni un solo dato, ni un solo nombre, ni una pista de a qué asuntos tan graves y preocupantes se están refiriendo. Y más que sorprender, sonroja, que algún ilustre medio con ínfulas globales abra durante horas su portada digital reproduciendo la nota sin añadir ni contexto, ni enfoque ni reacciones.

Y también llama mucho la atención que los periodistas que se sientan representados por esa nota –yo, desde luego no– tengan la piel tan fina. Este no es un oficio cómodo. Y si no que se lo pregunten a nuestros colegas de México, El Salvador, Honduras, Guatemala, Colombia, Perú... Ellos, que se juegan la vida en cada párrafo, sí tienen motivos para estar preocupados. Pero, sinceramente, creo que lo que nos debería ocupar a los periodistas españoles tienen más que ver con la decencia y el rigor a la hora de ejercer nuestro trabajo que con Podemos o Pablo Iglesias.

La APM ha hablado, esta vez sí, después de callar durante años en asuntos mucho más graves. Esos que han ido minando la credibilidad de nuestro prestigio. Esos que a nosotros mismos nos preocupan y en ocasiones avergüenzan. De la manipulación grosera y pertinaz de la información en las televisiones públicas al descabellado e interesado tratamiento de los atentados del 11M. Del reparto de los dineros de la publicidad institucional a los medios afines a la ley mordaza del PP de Mariano Rajoy... Y que nunca merecieron tanta solemnidad.

Aprovechemos pues la nota de la APM para hacer autocrítica y abrir un debate que nos permita recuperar la esencia de nuestro trabajo. Tengamos la gallardía de enfrentarnos con sinceridad a la difícil realidad en la que nos ha tocado ejercerlo, por la crisis, por los EREs, y en vez de echarle la culpa a los demás, miremos dentro de nuestras empresas, pensemos en nuestros directores o consejeros delegados. Y también ampliemos el foco, salgamos de Madrid o Barcelona y acordémonos de los colegas que trabajan en provincias y que muchas veces sin tanta ñoñería se tienen que enfrentar a presiones más cercanas y agobiantes. Y no esperemos nada de políticos (me da lo mismo el partido) ni de asociaciones. Solo nuestro compromiso diario servirá para sacar adelante este oficio tan bello.

¿Quién acosa al periodismo?

La APM ha hablado sobre Podemos, esta vez sí, después de callar durante años en asuntos mucho más graves. Esos que han ido minando la credibilidad de nuestro prestigio. Pablo Iglesias ha demostrado en múltiples ocasiones ser un bocazas. Ha interpelado en público a periodistas, les ha acusado de escribir mentiras para medrar en su trabajo o ha hecho comentarios impresentables sobre su manera de vestir. Sin duda, ni él, ni algunos de sus colegas de Podemos, pueden dar lecciones de elegancia en su trato con los medios. Pero al menos una cosa es cierta, ni Iglesias, ni Errejón, Echenique, Montero o Maestre han ocultado nunca su posición crítica ante el trabajo periodístico. Hace ya dos años, en el Congreso de Periodismo Huesca, tuve la oportunidad de preguntarle durante un debate a Echenique por este asunto. Y sí, sus opiniones podían ser inquietantes, pero no se escondió y, la verdad, en algunas cuestiones relativas al rigor, a las televisiones públicas y a la influencia del poder económico tenía razón.

Viene esto a cuento de la  nota que la Asociación de la Prensa de Madrid (a la que pertenezco desde hace más de 30 años) emitió ayer para quejarse del acoso de Podemos a un grupo de periodistas que al parecer han pedido amparo a la citada asociación. Sorprende el tono lastimero y llorón del comunicado. También que no se dé ni un solo dato, ni un solo nombre, ni una pista de a qué asuntos tan graves y preocupantes se están refiriendo. Y más que sorprender, sonroja, que algún ilustre medio con ínfulas globales abra durante horas su portada digital reproduciendo la nota sin añadir ni contexto, ni enfoque ni reacciones.

Y también llama mucho la atención que los periodistas que se sientan representados por esa nota –yo, desde luego no– tengan la piel tan fina. Este no es un oficio cómodo. Y si no que se lo pregunten a nuestros colegas de México, El Salvador, Honduras, Guatemala, Colombia, Perú... Ellos, que se juegan la vida en cada párrafo, sí tienen motivos para estar preocupados. Pero, sinceramente, creo que lo que nos debería ocupar a los periodistas españoles tienen más que ver con la decencia y el rigor a la hora de ejercer nuestro trabajo que con Podemos o Pablo Iglesias.

La APM ha hablado, esta vez sí, después de callar durante años en asuntos mucho más graves. Esos que han ido minando la credibilidad de nuestro prestigio. Esos que a nosotros mismos nos preocupan y en ocasiones avergüenzan. De la manipulación grosera y pertinaz de la información en las televisiones públicas al descabellado e interesado tratamiento de los atentados del 11M. Del reparto de los dineros de la publicidad institucional a los medios afines a la ley mordaza del PP de Mariano Rajoy... Y que nunca merecieron tanta solemnidad.

Aprovechemos pues la nota de la APM para hacer autocrítica y abrir un debate que nos permita recuperar la esencia de nuestro trabajo. Tengamos la gallardía de enfrentarnos con sinceridad a la difícil realidad en la que nos ha tocado ejercerlo, por la crisis, por los EREs, y en vez de echarle la culpa a los demás, miremos dentro de nuestras empresas, pensemos en nuestros directores o consejeros delegados. Y también ampliemos el foco, salgamos de Madrid o Barcelona y acordémonos de los colegas que trabajan en provincias y que muchas veces sin tanta ñoñería se tienen que enfrentar a presiones más cercanas y agobiantes. Y no esperemos nada de políticos (me da lo mismo el partido) ni de asociaciones. Solo nuestro compromiso diario servirá para sacar adelante este oficio tan bello.

Gumersindo Lafuente - eldiario.es

Hienas no les ha llamado, que uno sepa.

No hay comentarios

dejad vuestro comentario:

Con la tecnología de Blogger.