EL FACTOR HUMANO - BLOG DE FRANCESC PUIGCARBÓ
-
.
EL FACTOR HUMANO

EL FACTOR HUMANO

Share This

“Los políticos no son necesarios, pero ellos nos convencen de que los necesitamos para resolver los problemas que, sin ellos, no existirían.” ― Fernando Sánchez Dragó  - 

Que quede claro que no me gusta ni creo en el actual sistema parlamentario de los partitocrática, pero tampoco creo en el asambleario que es lo más parecido al corral de la Pacheca.
Francamente, lo que me planteo se si necesitamos los partido políticos, que poco hacen y mucho nos cuestan, y de hecho, no deja de ser un sistema de gobernarnos anticuado y por lo tanto obsoleto, que no tiene ningún sentido ni razón de ser a día de hoy.
Cualquiera que haya trabajado en una empresa mediana o grande, sabe que para que esta funcione debe haber alguien que mande, que gestione, y por eso a nivel de País, lo que sobra y no es necesario son los partidos políticos, sólo se necesitan gestores profesionales para gestionar - valga la redundancia - la gestoría.
Los partidos políticos son el gran error, la lacra de la democracia, el mayor error que ha cometido nunca esta. Si alguien es capaz de darme una sola razón que justifique a los partidos políticos le tomaré en consideración, pero no me lo creeré, ni le haré caso, no existe. Quizás en otras épocas podían tener algún sentido, pero actualmente como los sindicatos, son entes onerosos que no sirven para nada y encima cuestan mucho dinero al Estado. Y del mismo modo que han desaparecido las ideologías, actualmente no hay nada que distinga un partido del otro aparte de los tics que por guión les corresponden, entiendo que deberían suprimirse ya, que los gestores gestionen las gestorías de cada país y un consejo de sabios vigile a los gestores. El ahorro económico sería brutal, y la cantidad de problemas que evitaríamos enorme, ¡ah! y todo, para que las cosas funcionaran, sólo sería necesario, y un gestor tiene, una calidad de la que los políticos no saben ni el nombre, ni la aplicación y su significado, se llama sentido común, profesionalidad y honestidad.
Debo manifestar sin embargo, que la gestoría tiene también un problema, en el fondo el mismo problema que los partidos políticos o las religiones: el factor humano, y este no hay dios que lo arregle, y lo más seguro es que esta gestoría acabaría en una dictadura, más o menos como la actual de los partidos políticos y su partitocracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

dejad vuestro comentario:

.