Ads Top

CAUTIVOS Y DESARMADOS


Da igual que echen a los mejores, que premien a los peores, que abandonen a los más débiles, que defiendan a los más fuertes, que nos roben a todos, para quedárselo todo ellos. Da igual que rompan España o a los españoles, ya no les plantamos cara. Nos hemos rendido. Cautivo y desarmado el pueblo español, la guerra ha terminado

Algún día haremos recuento de las vidas que se ha llevado por delante este gobierno. El Valle de los Caídos bajo el PP. Allí estará, entre millones, el científico José Manuel Fernández. Se doctoró en España y se fue a Estados Unidos. Regresó porque quería investigar en su país, ayudar a que la ciencia española avanzara, devolver lo que se le había dado. Fue portavoz de los jóvenes investigadores precarios. Se manifestó con ellos frente al ministerio de Economía para pedir el fin de los recortes y más presupuesto para proyectos. Cinco años después no ha podido más. Ha dejado la ciencia y este país. Se ha ido a Bélgica, que es adonde se marchan últimamente los que tienen que huir.

Otro que abandona su vocación, su casa y todo por lo que ha luchado durante años, por culpa de un gobierno tan mediocre y estúpido que tira por la borda los miles de millones invertidos en la formación de científicos a los que echa de su profesión y de su tierra. 37.000 investigadores se han ido durante la crisis. No es una fuga de cerebros, es una expulsión. Los idiotas echan a los más listos.

Mientras el resto de Europa, incluidos Portugal y Grecia, aumentaban la inversión en ciencia, el PP la reducía a niveles de 2006. De Guindos y Rajoy presumen de recuperación subidos a una monstruosa montaña de biografías frustradas, oportunidades perdidas y sueños rotos. Lástima de país y de sus gentes arrasados por una banda de miopes, caraduras, corruptos e inútiles. Lástima de todos nosotros que nos hemos rendido como José Manuel. No es sólo él, este país ha tirado la toalla. Se resigna a esta conjura de los necios.

Da igual que echen a los mejores y premien a los peores, que abandonen a los más débiles y defiendan a los más fuertes, que se lo quiten a aquéllos para dárselo a éstos, que nos roben a todos para quedárselo ellos. Da igual todo. Da igual que rompan España o a los españoles, ya no les plantamos cara. No hacemos nada. Impotentes, anestesiados, exhaustos, hemos bajado los brazos. Nos hemos rendido. Cautivo y desarmado el pueblo español, la guerra ha terminado.

Se acabó la guerra en la calle. Lo hemos dejado en manos de un Parlamento que sigue sin representarnos y en manos de la nueva política que ha caído en las trampas de la vieja. Mientras la apisonadora neoliberal conservadora del PP nos pasa por encima, no hay nadie para contestar. Vuelve la censura, se encarcela por hablar, aumentan las diferencias sociales y la corrupción es insoportable, pero da igual, nos tienen distraídos con la prisión permanente revisable. Cautivo y desarmado también el ejército rojo, incapaz de echar al gobierno del poder y de movilizar a las clases populares, el país sigue secuestrado y nosotros en prisión permanente sin revisión probable.


Javier Gallego  
eldiario.es

No hay comentarios:

dejad vuestro comentario:

Con la tecnología de Blogger.