.

EL EXTRAÑO FENÓMENO DE MAYO DEL 68



El mes de mayo del año de 1968, se produjo en Catalunya un extraño fenómeno paranormal del que todavía a día de hoy la gente de cierta edad habla. A principios del mes de Mayo, en Catalunya salvo cuatro franquistas, algún falangista, unos cuantos curas y monjas, los niños pequeños y la gente mayor, el resto desapareció de repente de forma misteriosa. El país se quedó paralizado. Fábricas, despachos, escuelas, el campo, la pesca, funcionarios, todo el proceso productivo se detuvo.


¿Qué sucedió? - Os preguntaréis - que provocara esta extraña desaparición de casi tres millones de personas de los tres sexos de entre 18 y 50 años durante este mes en concreto. La respuesta estaba en Nanterre, Lyon o París, allí estuvieron todo el mes de mayo los catalanes progres y de izquierdas, los catalanes que no eran progres y eran de derechas, y los que no eran ni progres ni de derechas ni de izquierdas y que ni siquiera eran catalanes pero también participaban de la revuelta. Todos querían ser parte de la historia. París se llenó de cuatribarradas y barretinas, y la famosa frase "bajo los adoquines está la playa" es de un catalán, y no un catalán cualquiera, No! un catalán de Baracaldo. ¿Quién sino sabía cómo se llaman los "adoquines" en catalán?. Y este catalán ni más ni menos era un jovencito Josep Lluís Nuñez, aún sin Navarro, el hombre que hizo famosa la frase: "hemos puesto unos llambordines".

Aquel mayo todo el mundo estaba en Francia de revuelta. Todo el mundo? No! Servidor de ustedes estaba en Palma de Mallorca, en las bóvedas, bajo la Catedral cumpliendo con el Servicio Militar. Alguien tenía que quedarse para vigilar el huerto.

Aquel mayo del 68 no arregló nada, o poco. ¿Que se puede esperar de una revuelta burguesa que terminó porque venían las vacaciones de verano? una revuelta que decía que bajo los adoquines estaba la playa, hasta que se dio cuenta de que lo que había eran las cloacas del Estado, que en vez de prohibir prohibir, los efectos secundarios hicieron prohibir más que antes. ¿Y la libertad? en paradero desconocido.
 

1 comentario:

  1. Igual que en Woodstock en el 69, que parece ser que había unos diez millones de personas, incluidos al menos uno de esos tres millones de catalanes que se fueron a Francia un año antes.

    ResponderEliminar

dejad vuestro comentario: