LA FRIVOLIDAD DE OBAMA


El presidente estadounidense, Barack Obama, cree que la marihuana no es más peligrosa que el tabaco o el alcohol, aunque no considera que la legalización sea una "panacea" que resuelva todos los problemas, según una entrevista concedida a la revista New Yorker publicada hoy. 
Estas declaraciones del Presidente de EEUU, me han hecho pensar en un cuento del cual aún no he encontrado la autoría, que publiqué en Junio ​​del año pasado. ¡Cuidado! los efectos del consumo habitual de marihuana al contrario que el tabaco, no afectan a los pulmones o el corazón, pero si el funcionamiento del cerebro, o eso parece por algunos casos de fumadores habituales de cannabis que conozco. A ver si el Sr.Obama deberá arrepentirse - demasiado tarde - de sus frívolas afirmaciones. No les pase a sus conciudadanos como a los del cuento que viene a continuación:

EL VOLCÁN MILAGROSO

"En un futuro no especificado, el Gobierno de los Estado Unidos descubre en Perú un pueblo singular: todos sus habitantes viven muchos años y además son felices, siempre están riendo y de buen humor y no tienen ningún quebradero de cabeza. Deciden enviar a un grupo de científicos para averiguar las causas de esa felicidad de la que tanto necesitada el cada vez más convulso planeta, a ver si son capaces de descubrir el motivo de tanta longevidad y felicidad. En su estancia en el pueblo, los científicos descubren que el motivo de este estado de los habitantes del pueblo es que beben las aguas de un volcán que tienen al lado y llegan a la conclusión de que la ingesta de esta agua es la que causa su longevidad y felicidad,
Informan los científicos de esta causa al Presidente y a la Secretaría de Estado, aunque les recomiendan esperar un tiempo prudencial para analizar más a fondo el fenómeno, pero el Presidente preocupado por la mala situación Mundial toma una decisión: Hacer explotar el volcán con la potencia suficiente para que su agua se esparza por todo el orbe y así todo el mundo se beneficiará del agua y el mundo entero será feliz.
Ponen la potente maquinaria en marcha y hacen explotar el volcán que esparce el agua milagrosa por todo el planeta y el Presidente de los Estás Unidos se siente orgulloso por haber solucionado un problema como el del bienestar de los ciudadanos que le tenía preocupado.
Mientras y cuando ya ha hecho explotar el volcán, llega la conclusión de los científicos que envió al pueblo: Los habitantes de aquel pueblo peruano, no son felices, son tontos, ya que es el efecto que el agua produce a sus cerebros atrofiando los mismos. Pero ya es demasiado tarde, el efecto nocivo del agua se ha esparcido por todo el planeta. . . (*).

(*) Este es un cuento que leí hace años y que me parece es de Stephen King, pero que he sido incapaz de encontrar, si alguien sabe de él, agradecería me lo hiciera saber y me diga donde lo puedo encontrar."
Share:  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

dejad vuestro comentario: