PENSIONES: LAS TRES MENTIRAS DEL GOBIERNO


Este Gobierno del PP, mentiroso compulsivo del primero al ultimo ministro, como quien no quiere la cosa afirma de vez en cuando que debe coger euros de la hucha (Fondo de reserva) para poder pagar las pensiones. Mentira, no hay hucha. El sistema de pensiones en sí ya es una estafa, al funcionar de forma piramidal, porque no es cierto como se nos ha dicho que haya un fondo de pensiones, esto no existe, simplemente cada mes, unos cotizan y pagan y otros cobran, y como esto se ha desnivelado en bajar los que pagan y aumentar los que cobran, ahora no les cuadran los números. Claro que aquí el Estado tiene un problema: como yo, muchos han cotizado y pagado toda su vida laboral en la Seguridad Social, y queremos tener todo el derecho a percibir nuestra pensión y sin ninguna pérdida de poder adquisitivo. Que no toquen las pensiones, que por ahí pueden empezar a hacerse daño. Somos muchos los jubilados y poco para no decir nada tenemos que perder y si mucho que ganar.

La primera gran mentira del Gobierno es presentar las pensiones como un pozo sin fondo. Nuestra inversión en pensiones se mantiene alrededor del 11% del PIB y tres puntos por debajo de la media de la UE-15, explica Antón Losada en el diario.es. De hecho, de acuerdo con los datos de la OCDE, el coste de las pensiones en España ha seguido una trayectoria similar a los países de nuestro entorno. En España no está pasando nada muy diferente a cuanto acontece en los países con los que solemos compararnos. Nuestras pensiones no afrontan ninguna situación excepcional. La única excepción consiste en que nuestra inversión en pensiones siempre ha sido considerablemente menor. El actual déficit de la Seguridad Social no responde principalmente al incremento de pensionistas. Se debe sobre todo al aumento del paro y la imparable precarización del empleo, con los contratos basura, de este paro que merma según el Gobierno, y no es cierto, cambian parados por trabajadores mal pagados que cotizan una mísera.

La segunda gran mentira del Gobierno se refiere a las apocalípticas proyecciones demográficas que nos alertan sobre la insostenibilidad de sistema. Para que se cumplan deben concurrir fenómenos tan imposibles como que la población española caiga por debajo de los 41 millones, la inmigración sea casi igual a cero y el ritmo de salida al extranjero de los jóvenes no decaiga ni con la famosa recuperación.

La tercera mentira consiste en tratar de "gasto" las pensiones, cuando en realidad representan una ayuda por el Gobierno. ¿Cuántas familias han podido y pueden todavía capear estos años de crisis gracias a las pensiones que han ingresado los mayores de la familia?, muchas, os lo aseguro, y a costa de sacrificios en carne propia los mayores jubilados. O el ahorro que estos mismos pensionistas suponen al Estado en términos de servicios sociales. A ver si dejamos de aceptar sin más esta falacia según la cual todo el público representa un gasto improductivo y todo lo privado supone una inversión productiva. El mal llamada "gasto" en pensiones también estimula la economía productiva en forma de consumo y demanda, que los jubilados suficiente viajeros que son. Si se trata de poner el miedo en el cuerpo para que les voten, van bien, aunque quizás terminen por matar a los jubilados de un susto. Si se trata de tomar decisiones serias para asegurar uno de los mayores éxitos de la democracia: nuestro sistema público de pensiones, vamos camino que nos engañen, otra vez. Y aún así, todavía habrá quien los votará.

Share:  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

dejad vuestro comentario: