Header Ads

LA POLICÍA REGISTRA LA SEDE DE PODEMOS

  • Empiezan lanzando la sospecha desde ciertos medios, después aparece un comisario con ganas de medalla, un fiscal con tiempo libre y un juez a cuyas manos llega la denuncia por casualidad
  • Agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional se han presentado este jueves en la sede de Podemos en Madrid, donde han requisado diversas cajas con documentación y varios ordenadores. La operación, en la que no se descartan detenciones, está ordenada por la Audiencia Nacional en el marco de las investigaciones sobre la financiación del partido de Pablo Iglesias…
Tranquilos, aflojen el entrecejo, que el párrafo anterior es inventado. Pero díganme la verdad: si hoy sucediera una escena así, con furgones policiales a la puerta de la sede y agentes saliendo con las típicas cajas de cartón, ¿les sorprendería mucho?

"¡Lo sabía, lo sabía!", gritarían algunos, eufóricos. Aquellos que todavía confían en que cualquier día aparezca la pistola humeante de Podemos, la prueba definitiva que ponga fin a la aventura política de Iglesias, que ya ha llegado demasiado lejos. Ya sea Venezuela, Irán o ETA, algo tiene que haber, no es posible que unos cuantos mindundis monten un partido de la nada y en dos años estén disputando ahí arriba por mucha crisis, corrupción y deterioro democrático que haya.

"¡Ya os lo dijimos, ya os lo dijimos!", brindarían algunos medios, esos periodistas que llevan dos años con la lupa sobre Podemos, sin importarles el repetido ridículo en su intento por lograr que la realidad no les estropee un buen titular. Es más: apostaría a que algunos ya tienen la noticia a medio redactar, para cuando llegue el gran día, a la manera de esas necrológicas que se dejan escritas cuando un personaje está ya muy viejo o enfermo.

"¡Lo han vuelto a hacer, lo han vuelto a hacer!", lamentaríamos otros, demasiado acostumbrados a la tradición española de desacreditar y criminalizar a los disidentes mediante la acción conjunta de portadas de periódico, declaraciones políticas, investigaciones policiales e instrucciones judiciales.

La película ya la hemos visto otras veces: empiezan lanzando la sospecha desde ciertos medios, después aparece un comisario con ganas de medalla, luego un fiscal con mucho tiempo libre, y por fin un juez afín a cuyas manos llega la denuncia por pura casualidad, porque estaba ese día de guardia. Un engranaje perfecto, que lo mismo te sirve para estirar hasta el infinito el entorno del entorno del entorno de ETA, que para cerrar un periódico, desacreditar adversarios políticos, perseguir grupos "antisistema" o encarcelar titiriteros. Operaciones todas que tienen algo en común: acaban en nada años después, pero por el camino hacen mucho daño.

¿Llegarán tan lejos en el caso de Podemos? La tentación es grande, aunque sería un juego muy peligroso, dada la dimensión. Pero lo cierto es que tres de las cuatro patas de la máquina llevan ya meses rodando: la política, la mediática y la policial. A pleno rendimiento, vaya. Con el caso de Victoria Rosell hemos visto asomar la patita judicial, todavía tímidamente, pero tanto va el cántaro a la fuente que cualquier día uno de esos informes policiales en circulación acaba en el juzgado, justo el día que casualmente está de guardia un juez afín, y ya la tenemos liada. Zas, problema resuelto. Y tras la coalición con IU, dos pájaros de un solo disparo.

Venga, no seamos mal pensados, confiemos en la independencia judicial, la profesionalidad policial y el fair play político. Que esas cosas en España no pasan. Ni que estuviéramos en Venezuela.


eldiario.es ✔ ‎@eldiarioes
OPINIÓN | ¡La Policía registra la sede de Podemos¡… Por @_isaacrosa

2 comentarios:

  1. Esa foto es del registro de la casa del ex alcalde de Granada, el Sr. Torres Hurtado, del PP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hay que leer el escrito, la historia es inventada, no es real


      Eliminar

dejad vuestro comentario:

Con la tecnología de Blogger.