Header Ads

ESTE CORRUPTO NO ES UN CORRUPTO...



El PP quiere hacernos creer que un imputado no es un imputado, que la corrupción no es corrupción y que están cumpliendo el pacto de regeneración con Ciudadanos aunque realmente lo están incumpliendo.

El PP tiene más arte que Magritte. El artista belga tuvo aquella desconcertante ocurrencia de pintar una pipa de fumar con la leyenda “esto no es una pipa”, para evidenciar que el cuadro no es la realidad misma sino una representación. El Partido Popular ha ido un paso más allá y quiere hacernos creer que la realidad no es la realidad, que un imputado no es un imputado, que la corrupción no es corrupción y que están cumpliendo el pacto de regeneración con Ciudadanos aunque realmente lo están incumpliendo. 

Me explico. Ya cambiaron en su momento el término “imputado” por “investigado” para que sus imputados parecieran un poco menos culpables. Ahora en el caso del presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, se pasan por el forro el acuerdo con Rivera de apartar del cargo a los imputados, pero dicen que lo están respetando escrupulosamente. Desde Rajoy a su ministro de justicia, defienden que no tiene que dimitir. Se confirma que el compromiso con Ciudadanos es papel mojado y que Mariano se chotea de Albert que seguirá haciendo el ridículo mientras no se plante. Esto no es un pacto, que diría Magritte, es sólo la representación de un pacto para colgarla de la pared como un bonito cuadro. 
Para defender que el presidente de Murcia no dimita, su portavoz ha llegado a decir que la prevaricación que se le imputa no es corrupción, aunque el propio PP murciano aprobó una ley en la que dice lo contrario. Los populares son cuánticos. Como el gato de Schröedinger, para ellos un delito puede estar dentro y fuera de la caja al mismo tiempo. Son capaces hasta de defender la frase “este corrupto no es corrupto”. También el ministro de Justicia, Rafael Catalá, afirmó la semana pasada que prevaricar no es corrupción. Estaba justificando por qué había indultado a seis funcionarios condenados por prevaricación en el ayuntamiento de Rota mientras gobernaba el PP. 
Qué oportuno que la medida de gracia a una gestión de su partido llegue justo unos días antes de que se tramite en el Congreso una reforma para eliminar los indultos a corruptos. Al ministro la prevaricación no le parece condenable ni corrupta porque sus dudosas prácticas son sospechosamente similares. Todo el caso del señor de Murcia es altamente sospechoso y apunta a la mano negra de Catalá: bajo su mando está la Fiscalía General del Estado que ha evitado la imputación de Sánchez en la Púnica en contra el criterio de los fiscales, que quiere cesar de su cargo al fiscal del tribunal que finalmente ha conseguido imputar al presidente murciano en el caso Auditorio y que le ha filtrado información privilegiada al afectado. 
En medio de estas maniobras orquestales en la oscuridad, al ministro le pillan arreglando con él una reunión privada. Es lo que parece, otro miembro del ejecutivo que utiliza el cargo público para asuntos propios del PP. Éste es el mismo ministro que pedía prisión preventiva para los titiriteros y que ahora no la ve necesaria para Urdangarín. No hay más preguntas, señoría. Esto no es un ministro de Justicia, es un fontanero del partido, y esto no es un gobierno, son las cloacas del Estado.

Javier Gallego
eldiario.es

No hay comentarios

dejad vuestro comentario:

Con la tecnología de Blogger.