LA PESCA DE LA TRUCHA EN AMÉRICA - BLOG DE FRANCESC PUIGCARBÓ
.
LA PESCA DE LA TRUCHA EN AMÉRICA

LA PESCA DE LA TRUCHA EN AMÉRICA

Share This

Al escritor Richard Brautigan le encontraron muerto en su cabaña californiana más de un mes y medio después de meterse una bala nada menos que de una Magnum 44 en plena azotea. No falló, con una bala del tamaño de medio índice era difícil. Ese fue el final del llamado “eslabón perdido entre la marihuana be-bop de la literatura beatnik y el ácido folk-rock del Dylan más visionario”(Rodrigo Fresán).

¿Su vida de escritor? La arquetípica, primero ninguneado, luego -con este libro- Brautigan obtuvo el reconocimiento de la crítica y fue adorado por los hippies. Luego, en su siguiente etapa se convirtió en el viejo elefante incapaz de encontrar el camino a casa con proyectos que no cuajaron. De este libro consiguió vender en su tiempo más de tres millones de ejemplares. Hoy con una perspectiva menos influenciada por el lsd les toca a ustedes juzgarlo.
Esta es una obra que no trata especialmente de pesca ni de truchas, aunque sí de América. A la vez lúdica y seria, divertida y melancólica, hace un recorrido que empieza en los pies de la estatua de Benjamin Franklin en Washington Square, San Francisco, y recorre las maravillosas vías fluviales de las zonas rurales de los Estados Unidos. La Pesca de la trucha en América es un texto completamente original lleno de tonterías ingeniosas y de una profundidad estúpida, que recuerda los chascarrillos transmitidos por un sabio borracho mediante un formato de colección de cuentos cortos de libre asociación, sencillos y a la vez con un contenido más allá de lo tangible.
Se anuncia como una novela, pero es una de las novelas más extraña que leerá jamás. La Pesca de la trucha en América es a veces el nombre de algunos personajes de la novela; en otras ocasiones se trata de un lugar en Estados Unidos, incluso en algunos relatos se refiere a cosas que no son “reales” y que sólo el contexto es capaz de identificar. El lector cree estar dentro de un complot para reírse de alguien y al final la sospecha de que el burlado es uno mismo aumenta según caen las hojas. Realmente no hay ningún complot ni ninguna burla, simplemente es un texto que intenta ser menos de lo que en realidad es. Sólo aspira a ser un compendio de bocetos de un extraño mundo contados con una prosa plagada de lirismo.
El narrador de la novela de Brautigan busca una vida pastoral en la naturaleza, pero no tiene éxito, su búsqueda termina en frustración y desilusión. En su viaje a ninguna parte, comenta los valores sociales y personales de los norteamericanos con un sentido de apatía próximo a la desesperación.
Brautigan escribió esta obra durante una excursión con su mujer y su hija apoyándose en la botella, los recuerdos y los taciturnos personajes de la América profunda.
La fórmula empleada por Brautigan de juzgar a la sociedad a través de la naturaleza, no es nueva. Una serie de escritores y filósofos de diversas épocas han hecho lo mismo. El caso más notable es probablemente Los Walden de Thoreau. De hecho, las similitudes entre los Walden de Thoreau y la novela de Brautigan son muchas, tanto en la forma de contar sus vivencias como en sus propios argumentos.
Blackie books nos la ha hecho disponible. No salgan corriendo a comprarla por que quizás ya no la encuentren. La primera edición ya va río abajo y la segunda todavía no ha nacido. Si entre sus arroyos literarios aparece, pésquenla, no les dejará indiferente. 


SINOPSIS

Richard Brautigan habría cumplido los 75 el pasado mes de enero si no se hubiera pegado un tiro en 1984. Blackie Books hace una fiesta y celebra al menos lo primero con la publicación de La pesca de la trucha en América , primera novela de este dios de la contracultura americana y del anticanon literario, primer volumen de la Biblioteca Brautigan que publicará la casa. Al que no sepa quién es Brautigan le envidiamos la suerte de poder leerlo por primera vez, ahora en castellano. Y al que lo sepa, le recomendamos que haga como nosotros: volver a comprárselo incluso aunque ya lo tenga, y volver a leerlo si es que no lo recuerda.
Brautigan dijo una vez que su lugar en la historia –de la literatura, del mundo–, es decir, en la foto panorámica de la historia, era el lugar de las nubes. Suponemos que se refería a la parte más bonita de las fotos con nubes, pero podría tratarse de ese limbo donde, en efecto, quedaría atrapada hasta ahora la edición española de La pesca de la trucha en América , aunque gracias a este libro más de uno llegara a imaginar el día en que se escribirían «brautigans» en lugar de novelas.
He aquí, pues, el comienzo de una obra extensa y variada que, en opinión de muchos, incluso anuncia a autores tan dispares como Raymond Carver o David Foster Wallace, aunque no haga falta compararla con más que con ella misma y, de todas formas, para orientar al lector, pueda decirse que Brautigan es heredero sentimental de Hemingway, que su humor bebe deMark Twain y que tiene una vena filosófica que entronca con Emerson y Thoreau . En cuanto a La pesca de la trucha en América, y para simplificar, podría decirse que se trata de un viaje emocional y espiritual por una época idealizada en la memoria del autor y en la historia, un extenso poema en prosa, humorístico y melancólico, profundo y travieso, absurdo en el relato de lo cotidiano y, sobre todo, resistente al análisis y la clasificación. Y que cuando salió vendió más de 2 millones de ejemplares.
Desde luego, como siempre, que sea lector quien decida. Porque, tal vez, la prueba de la grandeza de Brautigan sean las pasiones encontradas que siempre ha despertado y que, con un poco de suerte, seguirá despertando.
La pesca de la trucha en América es el primero de los volúmenes de la Biblioteca Brautigan de Blackie Books.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

dejad vuestro comentario:

.

Post Bottom Ad

Pages