» » ¿TE GUSTA CONDUCIR?


Holanda acepta que las clases de conducir se paguen con sexo. Las auto escuelas holandesas no infringen la ley si aceptan sexo a cambio de clases de conducir, informa la vanguardia. Al menos así lo ha asegurado no uno, sino dos ministros neerlandeses. El responsable de Justicia, Ard van der Steur, y la de transportes, Melanie Schultz, consideran que este intercambio de favores, cada vez más habitual en Holanda, no supone un delito ni tampoco sería prostitución.

El único requisito es que el intercambio debe ser entre personas mayores de edad, según afirma el diario DutchNews. “Al fin y al cabo, los actos sexuales en este caso no se estarían pagando con dinero, sino con clases de conducir”, escribía van der Steur en una carta donde daba respuesta a 15 preguntas registradas por el presidente del grupo parlamentario de la Unión Cristiana, Gert-Jan Segers.

La noticia saltó en 2014, cuando la policía abrió una investigación a una autoescuela de Rotterdam en la que supuestamente se ofrecían clases a cambio de sexo. Todo se negociaba a través de internet, donde se podían encontrar anuncios de este tipo: “¡Hola, bonitas mujeres (sin carné de conducir)! Soy un hombre soltero y tengo mi propia autoescuela. A ella pueden acudir mujeres bonitas para sacarse el carné. El pack que ofrezco es completo: incluye todas las clases y los exámenes. La candidata elegida puede venir a las clases hasta que obtenga la licencia. Gestionaremos todo de manera discreta y segura. La mujer que quiera asistir a mis clases deberá vestir ropa caliente (sexy), como medias con ligas. Puede responder a este anuncio si es de Vlaardingen, Schiedam, Delft, Rotterdam, Ridderkerk o Dordrecht; también si viene de más lejos, pero en ese caso tiene que venir sola desde la estación, aunque después de cada lección yo le puedo acercar a su casa. Puede contactar conmigo por e-mail; respondo el mismo día”.

“Es importante que la iniciativa -argumenta Ard van der Steur- salga del instructor, que ha de centrarse en ofrecer clases. Luego, el pago se realiza mediante actos sexuales. La prostitución es algo distinto” ya que comienza “con una oferta sexual de la prostituta a cambio de un pago”.

Sin embargo, algunas mujeres han comenzado a contravenir las palabras del ministro holandés y han empezado a publicar anuncios como el siguiente: “Busco un profesor de conducir en la zona de Nijmegen. Tengo 19 años, soy blanca y rubia, delgada con curvas, copa B de sujetador, cintura fina... Muy sexy. Muy buena en sexo oral y amante de los hombres salvajes. Debido a los altos precios, no tengo forma de pagar por clases de conducir. ¿Qué profesor de autoescuela puede ayudarme? Ofrezco mi cuerpo y mis habilidades a cambio. Si siempre has soñado con una chica rubia y caliente como las de las revistas porno y puedes impartir clases de conducir, contacta conmigo”.

De hecho, ilegal no és, lo que no se yo como se lo tomaràn las feministas y los de la violencia de género, que por mucho menos montan un sarao. Ya hay que organizaciones han pedido al Gobierno que tome cartas en el asunto, sobre todo porque en Holanda es posible empezar a sacarse el carnet de conducir desde los 16 años y medio. “Cada vez hay más jóvenes en las autoescuelas que podrían estar involucrados en estos intercambios. No podemos cerrar los ojos”, dijo Tom Huyskens, portavoz de la asociación de vendedores de automóviles Bovag.

El problema és que esto se podría aplicar a cualquier transacción, como en Menorca cuando a cambio de una felación le regalaban a la chica una bebida, y se podría poner también en práctica en las Peluquerias unisex, supermercados, tiendas de electrodomésticos, de ropa, incluso librerias etc etc, i ncluso en la iglesia se podrían conciliar confesiones y en política asegurarse un voto fiel a cambio de sexo. La gama de posibilidades que se ofrecen es amplia y no se yo si los dos ministros neerlandeses han sido conscientes de la trascendencia de su decisión, más próxima al libertinaje, al caso y al desenfreno. que a la libertad de cada uno.

En el caso de España, ahora por qué están en funciones, però no veo a Ana Pastor y a Rafael Català aprobando esta manera de aceptar sexo a cambio de clases de conducir como han hecho sus homónimos holandeses, y no digo ya Don Jorge Fernandez Díaz, y ojo, que si encima son catalanes, les enchirona.

Autor: Francesc Puigcarbó

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

comentar

dejad vuestro comentario: