DE PIÉ BAJO LA ÁSPERA TORMENTA


La campaña contra el turismo que se está esparciendo como mancha de aceite dentro y fuera de Barcelona, ​​dicha turismofobia, no contempla que España a medio plazo pueda prescindir de la única fuente de ingresos seria que tiene, el turismo y servicios, el resto de trabajos se irá diluyendo y externalizando como lágrimas perfumadas de ginebra hacia otros países en desarrollo y no ya Asia, sion hacia África, a Túnez sin ir más lejos.
Un país que no tiene mano de obra cualificada y que la mayoría que tiene y lo es, resulta que está en el extranjero, aspecto que en un país anclado en el siglo XIX tampoco debería sorprendernos, poco porvenir industrial tiene.
Mientras tanto en el país vasco prohíben no sólo las letras de Luis Fonsi, Shakira, Enrique Iglesias o Maluma, sino varios tangos, corridos y unas cuantas zarzuelas y óperas, y se quedan tan anchos, y es que hemos pasado de la sociedad machista a la sociedad políticamente correcta e idiota, suerte que aún nos quedan 'revolucionarios' como Andrea Levy, que en mi caso ha pasado a ocupar el lugar que hasta ahora mantenía María de los Dolores de Cospedal. Lo siento, pero no puedo evitar que me pongan las señoras del Pp, y esto no es machismo, es pura naturaleza insólita.
Suerte también que la Cifu no hace vacaciones y García Albiol que parecer un negro acabado de saltar de la valla, que para un xenófobo como él ya tiene guasa, dice desde su altura física que es la única que tiene, que quiere hablar con el de la fregona en la cabeza, que se ve se nos va a Dinamarca, allí donde algo olía a podrido. Mientras los niños de Arran continúa con sus gilipolladas de gamberros de fin de semana cumbaiàs. Menos mal que todavía les hay que tocan un poco, como los de Benidorm que pretenden ser patrimonio (geriátrico) de la humanidad.
Nada nuevo bajo el sol del viejo país ineficiente, pero que nadie se preocupe, que todo esto pasa, como siempre, que el Junquerismo es amor y que de hecho, ya lo decía Alksndr Blok: de pie bajo la áspera tormenta, país fatal, país amado. O como rezaba una pintada en la Ronda Zamenhoff, que los franquistas cambiaron por Ronza Alcázar de Toledo porque pensaban que el tal Zamenhoff, el padre del esperanto era un peligroso comunista: A TOMAR PAL CULO TOO!

No hay comentarios

dejad vuestro comentario: